Buscar en este blog

lunes, 12 de febrero de 2018

Las Casas más antiguas de Sevilla: Casa del Rey Moro

Este edificio tiene un notable interés por ser uno de los edificios residenciales más antiguos de cuantos se conservan en la ciudad de Sevilla (Si no tenemos en cuenta las de corte Palatino, como los Alcázares). Su construcción se data a finales del Siglo XV, coincidiendo aproximadamente con los orígenes de otros edificios como la Casa de los Marqueses de la Algaba, de Pilatos o Dueñas pero que no se pueden llevar el galardón de la más antigua por ser también de corte más palatino y conservar muy poco del edificio original. También son notables ejemplos por tener orígenes incluso más primitivos la Casa de Altamira (s. XIV) o la de Mañara (S.XV), pero quedan también excluidos porque conservan muy poco de la original (en el segundo caso de hecho hay muy poca relación entre la construcción del Siglo XV y la actual). Podría ser un rival directo la casa 17 de la calle Argote de Molina, una casa señorial que conserva intactos los muros de la primera década del Siglo XV y algunos elementos decorativos.
Patio interior de la Casa del Rey Moro
El origen de la denominación de Casa del Rey Moro, del cual se tiene constancia desde el Siglo XVII, no se ha aclarado. Celestino López Martínez hizo un estudio que le llevó a afirmar que la casa perteneció al Rey de Niebla en el Siglo XIII, quien se refugió en Sevilla, según se creía, en estos terrenos cedidos por Alfonso X. Sin embargo los estudios posteriores demostraron que la casa era una construcción mudéjar de la última década del Siglo XV, lo que descarta la teoría y vuelve a la incógnita sobre su nombre, el cual posiblemente fuera utilizado por los sevillanos en vista de su apariencia morisca.

La casa fue bastante desvirtuada en el siglo XIX, cuando sufrió importantes modificaciones para adaptarse a su uso como casa de vecinos. Sin embargo fue adquirida por la Dirección General de Bellas Artes y restaurada a partir de 1970  bajo la dirección de Rafael Manzano y posteriormente Alfonso Jiménez, quienes recuperaron la fisionomía primitiva del edificio. En la Actualidad es sede de la Fundación Blas Infante.
Fuente: Fototeca de la US


miércoles, 3 de enero de 2018

Avances en la restauración del Cenador del León

Cenador del León antes de la restauración



Cenador del León durante la restauración
Desde el pasado verano se está acometiendo la restauración del Cenador del León del Alcázar, el cual no deja de dar sorpresas, según nos cuenta la arquitecta encargada, Lola Robador, que está muy entusiasmada con el desarrollo de las obras. Se trata de una de las albercas islámicas que abastecían las huertas del Alcázar y que, con el transcurso de los siglos, sobre todo a partir del siglo XVI,  tomaron un aspecto más monumental y decorativo, transformando las antiguas huertas en jardines al estilo de otros grandes palacios.Este cenador fue construido a partir de 1644, probablemente con el diseño de Diego Martín de Orejuela, como parte del proyecto de nuevo Jardín ideado por Juan Bernardo de Velasco.

 La edificación que nos ocupa constaba anteriormente de una profusa decoración diseñada por Benito Valladares que incluía unas pinturas murales en el exterior ejecutadas por Juan de Medina entre 1644 y 1646, las cuales se han perdido por completo aunque con el transcurso de las obras se ha descubierto que en el interior sí se conservan dichas pinturas. Esta sorpresa, sin embargo, presenta un dilema, ya que para sacar a la luz estas pinturas de gran calidad y belleza sería necesario eliminar las que se hicieron el siglo XVIII, de menor valía y con un estilo más sencillo y menos colorido. No obstante, no dejan de ser un elemento histórico que tampoco podemos obviar. Con este motivo (además de la limitación presupuestaria) la arquitecta ha decidido restaurar las del siglo XVII que no están tapadas por las más modernas y mantener las del XVIII de la cúpula, a excepción de algunas catas, de forma que permita documentarlas y que en un futuro se pueda optar por sacar por completo las más antiguas si se considerara oportuno.


jueves, 19 de octubre de 2017

Adiós a la Capilla de San José




Aseguraba la frase atribuida a Bismarck que España debía ser la nación más fuerte del mundo, porque llevaba siglos intentando autodestruirse y aún no lo había conseguido. Y es que, si esta afirmación es totalmente cierta, de esta España la capitalidad la ostenta sin duda nuestra amada Sevilla.

Saco a colación este tema por la reciente noticia de la disolución de la Asociación para la Restauración de la Capilla de San José, aunque éste por desgracia es sólo uno de los muchos hechos que pueden corroborar la realidad de esta afirmación. Aunque doy por hecho que todos conocen la citada asociación, pongo en antecedente: es una asociación creada en 2013 con el objetivo de salvar esta preciosa capilla de estilo rococó cuyo estado de conservación es muy deficiente. Desde entonces han recaudado más de 100.000 euros, enseñado a los ciudadanos el monumento y concienciado sobre su importancia y la urgencia de su restauración. Ahora se encontraba en su mejor momento: con una renovada página web, un gran número de voluntarios, una presencia en la sociedad consolidada, el primer paso necesario ya dado (acababa de presentar los primeros trabajos de urgencia) y negociaciones iniciadas para dar un importante impulso al proyecto.

Sin embargo, acaba de producirse un cambio en la comunidad de los Capuchinos (propietarios del inmueble), por el que se ha designado un nuevo guardián de la Capilla, Fray Eduardo Rodríguez. quien ha acabado de un sablazo con todas las actividades que la asociación tenía preparadas (por eso se tuvo que cancelar a última hora la participación de la noche en blanco), argumentando que el derecho canónico no permite en espacios de culto ningún tipo de actividad que no sea de esta naturaleza (aunque en la Catedral, que es la principal fuente de ingresos del arzobispado, a Dios, claro está, no le ofende la invasión diaria de los turistas, es por una causa de fuerza mayor). Así, el nuevo guardián ha corregido el que parece que considera un error del anterior, que permitió que un grupo de ciudadanos dedicara su tiempo de forma totalmente desinteresada para arreglar su casa y salvar un tesoro sevillano que corre serios peligros, dándole para ello la libertad para enseñar este bien patrimonial a los sevillanos y sacar a relucir su valor cultural... ¡Qué despropósito!


lunes, 26 de junio de 2017

Palacio de Yanduri

En plena Puerta de Jerez, en el corazón monumental de Sevilla, se encuentra la Casa de Yanduri, un curioso edificio de estilo francés. Sus orígenes se remontan al siglo XVI, cuando Juan Antonio Vicentelo de Leca, enriquecido con los negocios de las américas, construyó en estos terrenos un palacete. En esa casa nació el 16 de abril de 1898 el poeta Vicente Aleixandre (premio Nobel de literatura en 1977). En el año 1900, su padre Carlos Aleixandre, ingeniero, fue destinado a Málaga y vendió esta casa a Don Pedro Zubiría, quien en este mismo año ejecutaría su demolición para la construcción de una nueva casa. La quiso situar en este emplazamiento por la cercanía a la residencia de los padres de su mujer, Teresa Parladé (actual Casa de Guardiola). Para la realización de esta residencia contó con el arquitecto Antonio Rey y Pozo, pero éste falleció y continuó la obra Jacobo Galí y Lassaletta. Se piensa que éstos utilizaron para la obra los planos de un arquitecto francés, lo cual explica el estilo arquitectónico del edificio. La obra finalizó en el año 1903.
Fachada principal del Palacio de Yanduri

Detalle de la fachada principal del Palacio de Yanduri


lunes, 22 de mayo de 2017

Cultura de Sevilla

Sevilla... ¿cuándo madurarás?
Sevilla, eres una ciudad maravillosa, con un gran potencial cultural, una historia tan larga como pocas en toda Europa y un patrimonio riquísimo. Pero lo que tienes también es una increíble capacidad para anularte, que hace que hoy en día seas una ciudad mediocre y no líder en el ámbito cultural, como sin duda podrías ser.

Sin embargo, también tienes una capacidad asombrosa para enganchar, para ganarte amantes. Uno de ellos es Sergio Harillo, quien hace 9 años creó el Blog Cultura de Sevilla. Su pasión le ha llevado a luchar desde entonces, a contracorriente, por hacer de ti lo que te mereces. Por un lado, con su labor de difusión del patrimonio cultural, ayudando a concienciar sobre la importancia y el valor del mismo. Por otro lado, ha hecho una muy importante labor de denuncia, día a día, cada vez que veía una casa antigua, parte del patrimonio que hemos heredado, destruyéndose por la falta de conciencia, por interés económico o simplemente el desconocimiento; cada vez que se hacía una obra que, con una mala planificación, construía una vez más un lugar que recuerda la oportunidad perdida de sacarte partido o cada vez que se acababa con los árboles que además de dotar de sombra y frescor tan necesarios en Sevilla, mejoran la situación medioambiental. Además acaba de crear, junto con Irene Villén, una página para promover urgente restauración del Museo Arqueológico, que cuenta con el apoyo de la directora del mismo.

Pero hoy Sevilla, con esa capacidad de anularte, has acabado con su paciencia. Hoy ha escrito en su blog una declaración en la que muestra su hartazgo, porque se entregó por ti y siente que a pesar de su ilusión todo sigue igual, y él a cambio ha perdido muchas horas y ha ganado detractores. La ineptitud, el inmovilismo de los ciudadanos, el estancamiento, la indiferencia y la incultura han acabado con su paciencia, y ahora el futuro de su blog es incierto.

Y yo no puedo quedarme de brazos cruzados. Su blog, con casi 14.000 seguidores en tuiter y más de 11.000 en facebook, se ha convertido en una de las páginas webs de referencia en su campo en la ciudad. Entre todos ellos me encuentro yo, quien desde que tuve madurez suficiente para manejar redes sociales he seguido día a día sus publicaciones. Gracias a eso, hoy soy un enamorado más de ti, Sevilla, me animé con sólo 15 años a crear mi propio blog (aunque muchísimo más humilde que el suyo) y hoy mi proyecto de futuro profesional es entrar en esa lucha que necesitas que libremos para proteger tus tesoros y potenciar tu valor. Estoy seguro de que de entre todas esas personas que han podido disfrutar de ese blog, no soy el único que le debe un sincero agradecimiento por su trabajo.

Por eso quiero mostrarle mi humilde elogio y animarle a que no pierda la ilusión, porque estoy convencido de que merece la pena lo que ha hecho y merece que tú, Sevilla , se lo agradezcas.

No dejemos que esto ocurra, porque sería una gran pérdida para ti, Sevilla, necesitas que nos movilicemos y dejemos de ignorar y maltratar el potencial cultural que atesoras. la labor de difusión y concienciación de Sergio es enconmiable,  y no es justo que después de todo su ilusión se vea desvanecida.

Luchemos por la Cultura de Sevilla

viernes, 28 de abril de 2017

La destrucción del caserío histórico de Sevilla


No siempre caminar por Sevilla es un placer, a veces te encuentras sorpresas desagradables. El otro día, pasando por la Calle Castellar, justo después de asomarme al observar las yeserías de la entrada del colegio Calderón de la Barca, vi que la casa de la acera de en frente, de aspecto antiguo, tenía la puerta abierta y pensé en asomarme al zaguán para ver qué encontraba. La imagen no fue la que esperaba:
Entre escombros, asomaba una columna que se mantenía erguida entre los restos del edificio destruido, posiblemente esperando a correr la misma suerte que el resto de la edificación. De hecho ya hay algunas columnas desmontadas y partidas apoyadas en la pared, desconozco con qué destino. Es, por desgracia, una imagen muy ilustrativa de la Sevilla actual, que ve como día a día se van perdiendo elementos que forman parte del patrimonio de nuestra ciudad. Se destruyen casas enteras, dejando sólo las fachadas o en el "mejor" de los casos, se arrasa con la azulejería, suelos hidraúlicos...

Cualquiera se escandaliza al hablar de los años 60 por lo que se destruyó entonces, pero de lo que pocos son conscientes es de que actualmente se sigue arrasando con el patrimonio en Sevilla, aunque no se haga de la misma manera, y es muy importante frenar este proceso porque, aunque parezca sólo una casa más, poco a poco se está acabando con el caserío histórico de Sevilla y en conjunto se está produciendo una pérdida irreparable del patrimonio y la historia de la ciudad.

martes, 27 de diciembre de 2016

Exposición "Velazquez.Murillo.Sevilla"

La fundación Focus Abengoa organiza con motivo de su 25 aniversario y la celebración del Año Murillo este evento cuyo título que, aunque sencillo y directo, no puede ser más adecuado: son las  tres palabras en las que no puedes dejar de pensar al salir de esta exposición que dejará maravillado a cualquier visitante.

La calidad artística de la muestra es indiscutible ya que reúne grandes obras de los que no sólo son los autores más importantes del barroco en Sevilla sino que son de los pintores más relevantes a nivel nacional e incluso internacional. Tanto es así que las obras expuestas provienen de los préstamos de museos de diversas partes del mundo, como el Louvre de Paris, The Frick Collection de Nueva York, el Museo de Historia del Arte de Viena o la National Gallery de Londres, siendo el director de ésta última, Gabriele Finaldi, el comisario de la exposición organizada en Sevilla.


La muestra propone un recorrido por las temáticas comunes que trataron ambos autores a través de una o dos obras de cada autor por cada temática, enfrentando así a los dos artistas. Como la propia guía reconocía, la comparación hay que hacerla teniendo en cuenta el contexto, ya que en general las obras expuestas de Velazquez son de una etapa de mayor juventud que las expuestas de Murillo. Se trata de una apuesta arriesgada porque, aunque los dos autores son Sevillanos y vivieron en una misma época, pertenecen a dos generaciones diferentes y ni si quiera es seguro que llegaran a conocerse, además de que Murillo se quedó en Sevilla y Velázquez se fue a trabajar en la corte, lo que , evidentemente, influyó en la temática de sus pinturas.

Además, se ha creado la aplicación "Es+fácil", con el objetivo de acercar la muestra a las personas con dificultades cognitivas que normalmente tendrían muy complicado poder disfrutar de la misma.

La exposición, que estará abierta hasta el 28 de febrero, es de visita obligada para cualquier sevillano o turista que tenga la suerte de coincidir con el evento cuando visite nuestra ciudad. Además es una perfecta oportunidad para conocer el precioso edificio que lo alberga, el Hospital de Los Venerables Sacerdotes, construido en el Siglo XVII en pleno desarrollo del barroco en Sevilla.

No quiero terminar sin mostrar mi más sincero agradecimiento a la fundación Focus Abengoa por ofrecer esta magnífica exposición a la ciudad (que ha generado largas colas para acceder y ha batido récords superando ya las 50.000 visitas) y por habernos invitado a un grupo de bloggers a disfrutar de ella.

Para más información sobre la muestra pueden seguirla tanto en facebook como en twitter. Así mismo pueden cosnultar la página web creada para la ocasión en la que hay una amplia información sobre el catálogo de obras expuestas, horarios de apertura, compra de entradas online...

Interior de la Iglesia de San Fernando, del Hospital de los Venerables Sacerdotes

sábado, 3 de septiembre de 2016

Reforma de la Parroquia de San Lorenzo

 
La iglesia de San Lorenzo de Sevilla volvió a abrir el pasado 2 de septiembre después de un mes y medio en el que además de trabajos en las cubiertas y fachadas del templo se ha mejorado la imagen en su interior por medio de diferentes actuaciones que se suman a la restauración el pasado año del retablo mayor (de Martínez Montañés)  y la de la Capilla de la Virgen de Rocamador en 2012. Este verano se han restaurado las pinturas decorativas del presbiterio y se ha repintado esta misma zona en su color amarillo ocre original, lo que, junto con la nueva iluminación artística del retablo, le ha hecho ganar sustancialmente en luminosidad. También aprovechando el verano se ha instalado una nueva iluminación artística y hecho labores de limpieza en la Capilla de la Soledad de san Lorenzo.
Antes y después del Presbiterio de la Iglesia de san Lorenzo








Antes y después de la Capilla de la Soledad de San Lorenzo


viernes, 1 de julio de 2016

Capilla de Los Luises

Al pasear por la calle Trajano es inevitable fijarse en la fachada de la Capilla de los Luises, que llama la atención por sus trazas góticas, poco habituales en nuestra ciudad. Se trata de un edificio diseñado por el arquitecto regionalista Aníbal González para la Compañía de los jesuitas, que también contó con él para su proyecto de la Basílica de la Inmaculada Milagrosa.
Puerta de entrada presidida por una escultura de San Ignacio de Loyola,
relizada por José Lafita
Los orígenes de esta construcción se remontan a los siglos XVI y XVII, cuando se edificó el convento de San Francisco de Paula . La orden fue expulsada por la invasión francesa y tuvo diversos usos, incluido el de la primera iglesia protestante de Sevilla, hasta que en 1887 llegó a las manos de los jesuitas como fruto de una donación privada. La obra del conjunto fue encargada por la congregación María Inmaculada y San Luis (Los Luises), perteneciente a la orden jesuita. Sin embargo, esta pequeña capilla forma parte de un añadido realizado entre 1917 y 1919, siendo bendecida en 1920.
Bóveda del interior de la Capilla



Interior de la Capilla de los Luises







La capilla está decorada por un zócalo de azulejos diseñado por Gustavo Bacarisas, algunos lienzos en el muro del lado interior de la capilla y ventanas con bellas vidrieras en el muro opuesto, así como un precioso púlpito de hierro forjado diseñado por el propio arquitecto. El conjunto está coronado por un retablo de caoba tallado con motivos góticos. Acoge una Inmaculada de madera tallada realizada por Adolfo López.

Datos de interés:

Fuentes:
-ROLDÁN SALGUEIRO, Manuel Jesús. Iglesias de Sevilla. Sevilla: Editorial Almuzara, 2015
-http://www.archisevilla.org/capilla-de-los-luises/
-http://sede.fundacionsafa.es/el-edificio

lunes, 23 de mayo de 2016

El Mayor museo de arte público al aire libre de Europa... En Sevilla


                                                  
Sevilla presume de tener un centro histórico inigualable, que deja impresionado a los millones de turistas que lo visitan durante todo el año. En él acoge muchos monumentos, museos, como el Bellas Artes (la segunda pinacoteca más importante de España ), los museos de la Plaza de América, también alejado de esta zona el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo, o incluso el joven centro de exposiciones de la fundación Cajasol, que pretende convertirse en referente cultural de la ciudad.

Lo que pocos saben es que, en un barrio muy alejado, que ningún turista visita y que probablemente es desconocido también para muchos de los propios sevillanos,  podemos presumir de tener el mayor museo de arte público al aire libre de Europa,  que se dice pronto. Este “museo” está ubicado en el barrio conocido como el Polígono San Pablo y está compuesto por los murales que en 2010 pintaron artistas muy importantes venidos de diferentes países de todo el mundo.

Mural de Josh Sarantitis en Sevilla
El proyecto fue iniciado por Peter Claesson, un sueco perteneciente a la empresa “ Indigo Incoming & Incentives”, que presentó la idea a la Organización de las Naciones Unidas como parte de los proyectos dirigidos al cumplimiento de los objetivos del milenio en cuanto a la igualdad social, la educación y la erradicación de la pobreza. Así, con el apoyo de la ONU, se llevó a cabo esta iniciativa en diferentes lugares del mundo, entre los que se encuentra Sevilla gracias a la promoción de Juan Antonio Jara y su empresa  “Diávolo producción cultural”. De esta manera pretendían acercar el arte a los barrios que estaban más desvalorizados, darle protagonismo en la ciudad y utilizarlo como forma de diálogo social y para dar a los ciudadanos de esta zona motivos, con creces, para enorgullecerse de sus barrios.



Para la realización de los murales vinieron 43 artistas de diferentes nacionalidades de todo el mundo de forma totalmente altruista, ya que no cobraban por ello. Aunque no recibieran dinero, la compensación fue la cálida acogida de los vecinos que colaboraron con ilusión. Entre los artistas que participaron se encontraba también Josh Sarantitis, quien es considerado por muchos expertos como el mejor muralista del mundo.
                                                  
                                                                

Pincha aquí para ver la entrevista que Peter Claesson concedió a Sevilla Actualidad

Galería de imágenes:
...



Entradas similares:
Lo que podría ser la Buhaira
El David de Miguel Ángel en Sevilla



jueves, 17 de marzo de 2016

Real Parroquia de Señora Santa Ana

La Parroquia de Santa Ana, conocida como la catedral de Triana, es la primera iglesia de nueva construcción de la ciudad tras la conquista por parte del Rey San Fernando en 1248. En el año 1266 se empezó a levantar este templo por orden de Alfonoso X, conocido como El Sabio, quien aseguraba que Santa Ana (madre de la Virgen) había intercedido en la curación de la enfermedad que padecía en los ojos y por ello la construiría en su nombre. Fue erigida en estilo gótico-mudéjar, aunque con mas prevalencia del gótico, diferenciándose de las típicas iglesias sevillanas de época más tardía. Además fue dotada de un sistema defensivo ya que era el único templo extramuros de la ciudad y, por tanto, desprotegido. Hasta que se erigió este templo la parroquia de Triana se había establecido en la pequeña capilla del Castillo de San Jorge (junto al puente de barcas, actual puente de Triana) pero este espacio era insuficiente para acoger a todos los feligreses del barrio, por lo que se decidió su traslado. Actualmente Santa Ana es patrona del barrio de Triana.

Interior de la iglesia


Seguir leyendo (+imágenes)...

martes, 26 de enero de 2016

La pintura taifa de San Julián

La Iglesia de San Julián es un templo construido en el siglo XIV en estilo gótico-mudéjar, siguiendo esquemas muy similares a los de muchos templos de Sevilla de este mismo estilo, aunque curiosamente no está catalogado como BIC (Bien de Interés Cultural). En el incendio provocado en 1932 perdió su patrimonio mobiliario, por lo que lo que vemos en la actualidad es fundamentalmente debido a la restauración que se inició en 1939, incluido el presbiterio con arcos ojivales siguiendo el estilo neogótico que se le dio pretendiendo recuperar la fisionomía medieval original.




Lo que pocos conocen es que en la anexa casa hermandad de la Hiniesta se encontraron restos arqueológicos de gran trascendencia ya que, si los arqueólogos están en lo cierto, el paño de pintura mural hallado es de época taifa (siglo XI) con lo que serían unos de los restos más importantes de estas características y esta época (destaca su envergadura de 4'2x0'95 metros de longitud, la calidad de las pinturas y su estado de conservación). Pertenecían según las hipótesis de los expertos al patio hundido de alguna edificación. Lo sabemos gracias a los elementos de conducción de agua que se conservan. En el siglo XII otro inmueble, del cual también se conservan restos, fue construido encima ,destruyendo en gran parte el primitivo. Posteriormente se construyó una casa cuyos cimientos de hormigón también produjeron importantes daños.




Cuando se descubrieron hace diez años, se planteó por su ubicación aislada extraerlo para que formara parte de la colección del museo arqueológico, pero se desestimó esta opción porque suponía una descontextualización de este elemento que se encuentra en su lugar original.
La toma de esta decisión propone ciertamente un dilema, porque aunque los argumentos esgrimidos para evitar su traslado son muy lógicos y en mi opinión acertados, el no tomar esta medida ha llevado a una situación complicada: el hallazgo no dispone de una musealización ni de un cuidado adecuado ya que la Hermandad de la Hiniesta no está capacitada para ello, a pesar de que ya en su momento financió el sótano y la restauración de las pinturas. Es por esta razón que, desde hace ya tres legislaturas, está pidiendo ayuda a las administraciones para dignificar los restos como se merecen y evitar los daños que el paso del tiempo y la humedad están provocando, como la aparición de salinas.

Tenemos que agradecer a la Hermandad de la Hiniesta y a Francisco Ros, teniente hermano mayor, por habernos ofrecido esta visita, así como por su labor al ofrecerse a enseñárselo a todo aquél que se acerque a la casa hermandad y se interese por conocer los restos.

domingo, 27 de diciembre de 2015

Convento de Santa Clara

Entrada completa aquí
El antiguo convento de Santa Clara, ahora adaptado como centro del ICAS, es uno de los referentes de la arquitectura conventual de Sevilla. Para entender su historia hay que remontarse a la época de Alfonso X (El Sabio) quien con el propósito de repoblar la ciudad cede terrenos, entre otros, a su hermano el Infante Don Fadrique. Estos terrenos donde hoy se ubica el convento estaban ocupados por un conjunto de casas almohades y sus respectivos huertos (por ser zona alejada del centro de la ciudad) de las cuales aún se conservan algunos restos, como la alberca que se descubrió en el subsuelo del actual claustro. Don Fadrique construyó un palacio en estilo gótico, aunque el uso de mano de obra de los antiguos pobladores musulmanes hizo que en esta edificación hubieran elementos mudéjares.
Seguir leyendo(+imágenes...)


sábado, 31 de octubre de 2015

Nuevo centro de exposiciones en Sevilla

La Fundación Cajasol inauguró el pasado jueves 29 de octubre la sala de exposiciones "Murillo" con una muestra de las obras más importantes del siglo XIX, 61 de las 7000 piezas que pertenecen a la colección de la citada fundación. En esta muestra hay, entre otras, obras de artistas como Joaquín Sorolla, Gonzalo de Bilbao o Valeriano Bécquer (hermano del poeta).


Esta primera parte consta con 500 de los 10.000 metros cuadrados que tendrá este espacio, el cual pretende convertirse en referente cultural de la ciudad  con la colección que es, según el historiador Juan Fernández Lacosta, la más importante de Andalucía si no tenemos en cuenta las colecciones oficiales. En una segunda fase se adaptará el espacio que antes ocupaba el antiguo bazar Victoria como sala de xposiciones, y en la tercera se actuará en el teatro, culminándose así el proyecto en 2017.Además, incluye en la primera fase ya terminada, una tienda con las publicaciones de la fundación.




Francisco de Paula Esccribano: "Visita de la familia del conde de Ybarra al Museo de Bellas Artes de Sevilla"

José María Rodríguez Losada. "Escena de Crimen"

En el primer día buen número de sevillanos disfrutaron de esta interesante exposición que estará hasta el 5 de enero de 2016 de lunes a Sábado de 11 de la mañana a 9 de la noche y los domingos y festivos de 11 de la mañana a 6 de la tarde, siendo la entrada gratuita.

martes, 20 de octubre de 2015

Historia del Barrio de la Macarena

El nombre de la Macarena es conocido mundialmente, además de por una famosa canción, por Nuestra Señora de la Esperanza que es realmente la responsable de que se utilice este nombre, pero ¿el barrio se llama así por esta talla? Pincha en la imagen para conocer la historia del barrio de la Macarena:

martes, 6 de octubre de 2015

La Fuente-órgano del Alcázar

La fuente de la Fama del Alcázar sevillano es el único órgano hidráulico de España y uno de los pocos que hay en Europa. Haz click en la imagen para conocer más acerca de este elemento:

jueves, 24 de septiembre de 2015

La destrucción del patrimonio no es sólo cosa del pasado

Es costumbre escandalizarnos cuando nos cuentan los elementos que se han destruido en Sevilla, cuando vemos lo que se hizo en la Plaza del Duque (uno de los que más suele impactar y que es de los casos más conocidos), los elementos perdidos de la expo del 29, o la muralla. Muchos se echan las manos a la cabeza, y reflexionan sobre la inconsciencia del pasado. Lo que no saben es que esto no es historia, a día de hoy son muchas las cosas que se destruyen y se menosprecian (afortunadamente no igual que antes, pero este problema sigue existiendo). El caso que nos ocupa hoy,  que recuerda mucho más a los dos últimos nombrados, se trata de algunos elementos de la exposición de 1992, que en breve, si la ciudadanía no consigue evitarlo, pasarán a la historia.

Junto a la Torre Pelli, cuyo nombre oficial es Torre Sevilla, se encontraban dos de las puertas de entrada al recinto: la Puerta de Triana y la Puerta del Guadalquivir.La primera de ellas ya fue derribada para construir la citada torre, aunque aún queda una parte y junto a ella, en un terreno abandonado, persiste la puerta del Guadalquivir, característica por su gran escalinata. También en este espacio están dos de las características grandes veletas que se hicieron para el evento. Para la inauguración de la Torre, se van a arreglar los alrededores, y este terreno se convertirá en un agradable parque junto al río. Hasta aquí todo bien, se gana un nuevo espacio verde para el ciudadano, pero para ello, el arquirtecto encargado, Guillermo Vázquez Consuegra, arrasa con todo lo existente y elimina los elementos que allí quedan.


Puerta del Guadalquivir


Puede parecer para algunos que no son gran cosa, pero si analizamos el tema, nos damos cuenta de la incongruencia de la situación. Estamos hablando de elementos representativos de la exposición universal de 1992, un evento que es, sin duda alguna, un acontecimiento de gran importancia en Sevilla. Podemos hablar incluso de que marca un antes y un después en su historia, sobre todo en el aspecto del urbanismo de la ciudad, de cuyos cambios se podía escribir para completar un libro.

 Para comprenderlo también podemos hacer una comparación, salvando las distancias, con las murallas y las puertas de entrada de la ciudad. Cuando se destruyeron, la mayoría a partir de 1868 (la gloriosa), eran elementos muy vulgares, piezas del urbanismo de cualquier ciudad, que de hecho sólo estorbaban para la modernización. En el siglo XXI, las murallas son monumentos distintivos en muchas ciudades, y nadie comprende cómo se permitió su destrucción. Por si fuera poco, resulta que esto se quiere destruir para hacer un parque, en el que se podría incluir sin problema todo esto como muestra del respeto por la historia. Pero a veces a los arquitectos les importa más ellos mismos, dejar su sello, su obra, que el patrimonio con el que tratan y la historia que tiene detrás.

Día a día se van perdiendo poco a poco partes de la historia de nuestra ciudad sin que nadie pueda evitarlo. Ahora son los ciudadanos y asociaciones, como legado expo, los que están movilizándose para salvar lo que, a todas luces, se debe conservar. Lo primero es la concienciación, pero hay que ir más allá para que no se siga perdiendo la historia de la ciudad.
Veleta de la expo desde la Calle Betis