Buscar en este blog

jueves, 19 de octubre de 2017

Adiós a la Capilla de San José

Aseguraba la frase atribuida a Bismarck que España debía ser la nación más fuerte del mundo, porque llevaba siglos intentando autodestruirse y aún no lo había conseguido. Y es que, si esta afirmación es totalmente cierta, de esta España la capitalidad la ostenta sin duda nuestra amada Sevilla.

Saco a colación este tema por la reciente noticia de la disolución de la Asociación para la Restauración de la Capilla de San José, aunque éste por desgracia es sólo uno de los muchos hechos que pueden corroborar la realidad de esta afirmación. Aunque doy por hecho que todos conocen la citada asociación, pongo en antecedente: es una asociación creada en 2013 con el objetivo de salvar esta preciosa capilla de estilo rococó cuyo estado de conservación es muy deficiente. Desde entonces han recaudado más de 100.000 euros, enseñado a los ciudadanos el monumento y concienciado sobre su importancia y la urgencia de su restauración. Ahora se encontraba en su mejor momento: con una renovada página web, un gran número de voluntarios, una presencia en la sociedad consolidada, el primer paso necesario ya dado (acababa de presentar los primeros trabajos de urgencia) y negociaciones iniciadas para dar un importante impulso al proyecto.

Sin embargo, acaba de producirse un cambio en la comunidad de los Capuchinos (propietarios del inmueble), por el que se ha designado un nuevo guardián de la Capilla, Fray Eduardo Rodríguez. quien ha acabado de un sablazo con todas las actividades que la asociación tenía preparadas (por eso se tuvo que cancelar a última hora la participación de la noche en blanco), argumentando que el derecho canónico no permite en espacios de culto ningún tipo de actividad que no sea de esta naturaleza (aunque en la Catedral, que es la principal fuente de ingresos del arzobispado, a Dios, claro está, no le ofende la invasión diaria de los turistas, es por una causa de fuerza mayor). Así, el nuevo guardián ha corregido el que parece que considera un error del anterior, que permitió que un grupo de ciudadanos dedicara su tiempo de forma totalmente desinteresada para arreglar su casa y salvar un tesoro sevillano que corre serios peligros, dándole para ello la libertad para enseñar este bien patrimonial a los sevillanos y sacar a relucir su valor cultural... ¡Qué despropósito!


Dejando de lado el tono irónico, que no pretende herir sensibilidades y ni mucho menos cuestionar a ningún organismo o religión, sólo denunciar un hecho puntual, quiero poner encima de la mesa este problema que no sólo afecta a esta Capilla. Las iglesias, deben ser accesibles (tal y como establece la ley), como cualquier otro Bien de Interés Cultural, o más si cabe por el carácter de servicio a la ciudadanía que tiene esta institución. Afortunadamente no son pocos los que lo entienden de esta manera, y podemos ver muchos párrocos que ofrecen información a los visitantes que quieren conocer los tesoros de las iglesias, sea cual sea su confesión religiosa, y abren las puertas a actos culturales (no sólo en las antiguas iglesias con valor patrimonial, sino que también se dan casos en parroquias de barrio que entienden su vocación de servicio a la comunidad).
Esta actitud cobra aún más sentido si tenemos en cuenta que muchas son las iglesias incapaces de asumir los costes de mantenimiento de su inmenso patrimonio, y necesitan la ayuda de las administraciones públicas para ello. Éstas deberían, tal y como establece la ley, asegurar la salvaguarda de estos bienes, y para ello es necesario la asistencia económica, pero también es completamente legítimo que a cambio exijan que las obras costeadas con el dinero de los contribuyentes puedan ser disfrutadas por todos ellos. Es urgente que se produzca un cambio de mentalidad, porque con estas actitudes se comprometen gravemente las posibilidades de conservación del inmenso legado patrimonial religioso que hay en Sevilla.

Ya que menciono la ley considero oportuno recordar que ésta obliga a los propietarios al mantenimiento de los bienes catalogados como Bien de Interés cultural (como es el caso que estamos tratando) y que, de lo contrario, permite la posibilidad a los organismos competentes de imponer sanciones, realizar trabajos de forma subsidiaria o incluso la expropiación. Esto significa que el nuevo guardián, que ha rechazado el proyecto presentado por la asociación, si no cumple con su propósito de llevar a cabo la restauración junto a otros especialistas diferentes podría estar incurriendo en una dejación de sus obligaciones legales. Así que esperemos que con el dinero que la asociación les ha dejado a pesar de su rechazo de la misma y el menosprecio de las labores realizadas, se haga lo necesario para salvar este bien, a pesar de las dificultades que tendrán debido a su negativa a cumplir las condiciones que el ayuntamiento estableció para ayudar en el proyecto.

No puedo terminar sin expresar mi humilde agradecimiento a la asociación por el tiempo y la pasión dedicada y la enhorabuena por los logros conseguidos con su excelente labor. Asimismo, expresar mi deseo de que esto no sirva como precedente negativo y que la ciudadanía siga el camino de este grupo de ciudadanos que, en una sociedad como la sevillana que no comprende ni cuida el inmenso potencial cultural y patrimonial que atesora, se han convertido en la excepcionalidad de la que tomar ejemplo.

Comunicado oficial de la asociación 
Ley del Patrimonio Histórico de Andalucía

Entradas similares:


Destrucción del caserío histórico


lunes, 26 de junio de 2017

Palacio de Yanduri

En plena Puerta de Jerez, en el corazón monumental de Sevilla, se encuentra la Casa de Yanduri, un curioso edificio de estilo francés. Sus orígenes se remontan al siglo XVI, cuando Juan Antonio Vicentelo de Leca, enriquecido con los negocios de las américas, construyó en estos terrenos un palacete. En esa casa nació el 16 de abril de 1898 el poeta Vicente Aleixandre (premio Nobel de literatura en 1977). En el año 1900, su padre Carlos Aleixandre, ingeniero, fue destinado a Málaga y vendió esta casa a Don Pedro Zubiría, quien en este mismo año ejecutaría su demolición para la construcción de una nueva casa. La quiso situar en este emplazamiento por la cercanía a la residencia de los padres de su mujer, Teresa Parladé (actual Casa de Guardiola). Para la realización de esta residencia contó con el arquitecto Antonio Rey y Pozo, pero éste falleció y continuó la obra Jacobo Galí y Lassaletta. Se piensa que éstos utilizaron para la obra los planos de un arquitecto francés, lo cual explica el estilo arquitectónico del edificio. La obra finalizó en el año 1903.
Fachada principal del Palacio de Yanduri

Detalle de la fachada principal del Palacio de Yanduri

Esta casa-palacio debe su nombre a que, el 13 de Noviembre de 1914, Pedro Zubiría fue nombrado Marqués de Yanduri por el Rey Alfonso XIII, debido a su intensa actividad social (ayudó a la construcción de 74 viviendas sociales, a las escuelas del Ave María y financió la restauración de la Sala Capitular de la Catedral). El matrimonio tenía una buena relación con la Familia Real, en especial Teresa con la Reina Victoria, quien acostumbraba a visitar el Palacio de Yanduri. Tanto es así que éste tiene en su patio trasero una puerta que da directamente los jardines del Alcázar. El palacio debió ser muy lujoso, ya que era escenario de muchas celebraciones y acogida de importantes personalidades (entre ellos los hijos de los Duques de Medinaceli cuando en Pilatos las condiciones no eran muy confortables).







Palacio de Yanduri desde el Alcázar

Tras la muerte de los dos dueños (el marido en 1921 y la mujer en 1933), el edificio tuvo diversos usos. En él se alojó Franco en su primera visita a Sevilla en el año 1936 y posteriormente fue cuartel e incluso un obrador de ropa, hasta que fue devuelto a la Fundación Yanduri. Desde entonces fue colegio en los años 60 y 70. En 1982 fue abandonado durante varios años, con los consiguientes daños, y posteriormente fue comprado por el Banco Santander, que lo ocupa hoy en día.


Franco saludando desde el Palacio de Yanduri
Fuentes:
-Hemeroteca de ABC de Sevilla
-VÁZQUEZ PARLADÉ, Joaquín. Historia de la Casa de Yanduri. Sevilla: Departamento de Comunicación Corporativa, Banco Santander, 2005.
-http://sevillasigloveinte.blogspot.com.es/2007/09/palacio-de-yanduri.html

Datos de interés:


Entradas similares:

Casa de Salinas
Casa Mañara

lunes, 22 de mayo de 2017

Cultura de Sevilla

Sevilla... ¿cuándo madurarás?
Sevilla, eres una ciudad maravillosa, con un gran potencial cultural, una historia tan larga como pocas en toda Europa y un patrimonio riquísimo. Pero lo que tienes también es una increíble capacidad para anularte, que hace que hoy en día seas una ciudad mediocre y no líder en el ámbito cultural, como sin duda podrías ser.

Sin embargo, también tienes una capacidad asombrosa para enganchar, para ganarte amantes. Uno de ellos es Sergio Harillo, quien hace 9 años creó el Blog Cultura de Sevilla. Su pasión le ha llevado a luchar desde entonces, a contracorriente, por hacer de ti lo que te mereces. Por un lado, con su labor de difusión del patrimonio cultural, ayudando a concienciar sobre la importancia y el valor del mismo. Por otro lado, ha hecho una muy importante labor de denuncia, día a día, cada vez que veía una casa antigua, parte del patrimonio que hemos heredado, destruyéndose por la falta de conciencia, por interés económico o simplemente el desconocimiento; cada vez que se hacía una obra que, con una mala planificación, construía una vez más un lugar que recuerda la oportunidad perdida de sacarte partido o cada vez que se acababa con los árboles que además de dotar de sombra y frescor tan necesarios en Sevilla, mejoran la situación medioambiental. Además acaba de crear, junto con Irene Villén, una página para promover urgente restauración del Museo Arqueológico, que cuenta con el apoyo de la directora del mismo.

Pero hoy Sevilla, con esa capacidad de anularte, has acabado con su paciencia. Hoy ha escrito en su blog una declaración en la que muestra su hartazgo, porque se entregó por ti y siente que a pesar de su ilusión todo sigue igual, y él a cambio ha perdido muchas horas y ha ganado detractores. La ineptitud, el inmovilismo de los ciudadanos, el estancamiento, la indiferencia y la incultura han acabado con su paciencia, y ahora el futuro de su blog es incierto.

Y yo no puedo quedarme de brazos cruzados. Su blog, con casi 14.000 seguidores en tuiter y más de 11.000 en facebook, se ha convertido en una de las páginas webs de referencia en su campo en la ciudad. Entre todos ellos me encuentro yo, quien desde que tuve madurez suficiente para manejar redes sociales he seguido día a día sus publicaciones. Gracias a eso, hoy soy un enamorado más de ti, Sevilla, me animé con sólo 15 años a crear mi propio blog (aunque muchísimo más humilde que el suyo) y hoy mi proyecto de futuro profesional es entrar en esa lucha que necesitas que libremos para proteger tus tesoros y potenciar tu valor. Estoy seguro de que de entre todas esas personas que han podido disfrutar de ese blog, no soy el único que le debe un sincero agradecimiento por su trabajo.

Por eso quiero mostrarle mi humilde elogio y animarle a que no pierda la ilusión, porque estoy convencido de que merece la pena lo que ha hecho y merece que tú, Sevilla , se lo agradezcas.

No dejemos que esto ocurra, porque sería una gran pérdida para ti, Sevilla, necesitas que nos movilicemos y dejemos de ignorar y maltratar el potencial cultural que atesoras. la labor de difusión y concienciación de Sergio es enconmiable,  y no es justo que después de todo su ilusión se vea desvanecida.

Luchemos por la Cultura de Sevilla

viernes, 28 de abril de 2017

La destrucción del caserío histórico de Sevilla


No siempre caminar por Sevilla es un placer, a veces te encuentras sorpresas desagradables. El otro día, pasando por la Calle Castellar, justo después de asomarme al observar las yeserías de la entrada del colegio Calderón de la Barca, vi que la casa de la acera de en frente, de aspecto antiguo, tenía la puerta abierta y pensé en asomarme al zaguán para ver qué encontraba. La imagen no fue la que esperaba:
Entre escombros, asomaba una columna que se mantenía erguida entre los restos del edificio destruido, posiblemente esperando a correr la misma suerte que el resto de la edificación. De hecho ya hay algunas columnas desmontadas y partidas apoyadas en la pared, desconozco con qué destino. Es, por desgracia, una imagen muy ilustrativa de la Sevilla actual, que ve como día a día se van perdiendo elementos que forman parte del patrimonio de nuestra ciudad. Se destruyen casas enteras, dejando sólo las fachadas o en el "mejor" de los casos, se arrasa con la azulejería, suelos hidraúlicos...

Cualquiera se escandaliza al hablar de los años 60 por lo que se destruyó entonces, pero de lo que pocos son conscientes es de que actualmente se sigue arrasando con el patrimonio en Sevilla, aunque no se haga de la misma manera, y es muy importante frenar este proceso porque, aunque parezca sólo una casa más, poco a poco se está acabando con el caserío histórico de Sevilla y en conjunto se está produciendo una pérdida irreparable del patrimonio y la historia de la ciudad.

En este caso concreto, se trata de una casa que probablemente date del Siglo XVIII, y sabemos a ciencia cierta que es al menos del XIX, ya que en ella nació en 1886 el escritor José María Izquierdo. Este dato le suma un interés especial a la vivienda.






Si miramos en los planes de protección del patrimonio (que se pueden consultar fácilmente en internet) Vemos que el inmueble en cuestión, el 59 de la calle Castellar, cuenta con un grado de protección C, del cual se dice que:

"En estos edificios protegidos no se admite la sustitución, si bien podrán ser objeto de obras de conservación, de reforma menor y parcial así como las obras de ampliación siempre que, en este último caso, no afecten a los valores, espacios o elementos catalogados. Si la ampliación se hiciere
por remonte, éste no será superior a una (1) sola planta, que podrá ser coplanaria con la fachada del edificio o retranqueada al menos una crujía de la misma.(...)

En cuanto a la conservación y mantenimiento de los bienes catalogados con la letra C el plan general del art. 8.11.12 se remite a lo dispuesto en el art. 36 de la Ley de Patrimonio Histórico Español, indicando que si a pesar de lo dispuesto en dicho artículo llegara a incoarse expediente de ruinas o se solicitara la demolición del inmueble se estará a lo dispuesto en el artículo 24 de la misma Ley"

La ley a la que hace referencia establece la posibilidad de demolición, pero sólo en caso de una firme declaración de ruinas, limitando además esta posibilidad al mínimo daño posible y planteando la reposición de los elementos perdidos.

Desconozco la situación del inmueble en cuestión y su estado antes de la realización de las obras que yo pude contemplar, por lo que no tengo gran capacidad de juicio en este caso concreto, pero la realidad es que es demasiado frecuente encontrarse este tipo de situaciones, de las cuales tenemos constancia, entre otras, gracias a la labor de denuncia que se hace desde el blog Cultura de Sevilla, que no desiste en su incansable intento de concienciación. Es especialmente preocupante además el hecho de que ocurra esto existiendo ya unas leyes de patrimonio que deberían velar por su protección, pero que parece ser que no se hacen cumplir y que, cuando se hace, como en el caso del Hotel Mercer en la calle Castelar, se actúa cuando el daño ya está hecho y la sanción (unos 100.000 euros) es relativamente "rentable" para los promotores

¿Para qué sirven las leyes de protección y los técnicos encargados? ¿Por qué seguimos viendo esta situación? ¿Qué se puede hacer para remediarlo? Son preguntas que debemos hacernos y, ante todo, es necesario que la ciudadanía valore el legado cultural que poseemos, sea consciente de esta afección y se mueva para revertirla como hace con muchos otros temas.



martes, 27 de diciembre de 2016

Exposición "Velazquez.Murillo.Sevilla"

La fundación Focus Abengoa organiza con motivo de su 25 aniversario y la celebración del Año Murillo este evento cuyo título que, aunque sencillo y directo, no puede ser más adecuado: son las  tres palabras en las que no puedes dejar de pensar al salir de esta exposición que dejará maravillado a cualquier visitante.

La calidad artística de la muestra es indiscutible ya que reúne grandes obras de los que no sólo son los autores más importantes del barroco en Sevilla sino que son de los pintores más relevantes a nivel nacional e incluso internacional. Tanto es así que las obras expuestas provienen de los préstamos de museos de diversas partes del mundo, como el Louvre de Paris, The Frick Collection de Nueva York, el Museo de Historia del Arte de Viena o la National Gallery de Londres, siendo el director de ésta última, Gabriele Finaldi, el comisario de la exposición organizada en Sevilla.


La muestra propone un recorrido por las temáticas comunes que trataron ambos autores a través de una o dos obras de cada autor por cada temática, enfrentando así a los dos artistas. Como la propia guía reconocía, la comparación hay que hacerla teniendo en cuenta el contexto, ya que en general las obras expuestas de Velazquez son de una etapa de mayor juventud que las expuestas de Murillo. Se trata de una apuesta arriesgada porque, aunque los dos autores son Sevillanos y vivieron en una misma época, pertenecen a dos generaciones diferentes y ni si quiera es seguro que llegaran a conocerse, además de que Murillo se quedó en Sevilla y Velázquez se fue a trabajar en la corte, lo que , evidentemente, influyó en la temática de sus pinturas.

Además, se ha creado la aplicación "Es+fácil", con el objetivo de acercar la muestra a las personas con dificultades cognitivas que normalmente tendrían muy complicado poder disfrutar de la misma.

La exposición, que estará abierta hasta el 28 de febrero, es de visita obligada para cualquier sevillano o turista que tenga la suerte de coincidir con el evento cuando visite nuestra ciudad. Además es una perfecta oportunidad para conocer el precioso edificio que lo alberga, el Hospital de Los Venerables Sacerdotes, construido en el Siglo XVII en pleno desarrollo del barroco en Sevilla.

No quiero terminar sin mostrar mi más sincero agradecimiento a la fundación Focus Abengoa por ofrecer esta magnífica exposición a la ciudad (que ha generado largas colas para acceder y ha batido récords superando ya las 50.000 visitas) y por habernos invitado a un grupo de bloggers a disfrutar de ella.

Para más información sobre la muestra pueden seguirla tanto en facebook como en twitter. Así mismo pueden cosnultar la página web creada para la ocasión en la que hay una amplia información sobre el catálogo de obras expuestas, horarios de apertura, compra de entradas online...

Interior de la Iglesia de San Fernando, del Hospital de los Venerables Sacerdotes

sábado, 3 de septiembre de 2016

Reforma de la Parroquia de San Lorenzo

La iglesia de San Lorenzo de Sevilla volvió a abrir el pasado 2 de septiembre después de un mes y medio en el que además de trabajos en las cubiertas y fachadas del templo se ha mejorado la imagen en su interior por medio de diferentes actuaciones que se suman a la restauración el pasado año del retablo mayor (de Martínez Montañés)  y la de la Capilla de la Virgen de Rocamador en 2012. Este verano se han restaurado las pinturas decorativas del presbiterio y se ha repintado esta misma zona en su color amarillo ocre original, lo que, junto con la nueva iluminación artística del retablo, le ha hecho ganar sustancialmente en luminosidad. También aprovechando el verano se ha instalado una nueva iluminación artística y hecho labores de limpieza en la Capilla de la Soledad de san Lorenzo.
Antes y después del Presbiterio de la Iglesia de san Lorenzo







Antes y después de la Capilla de la Soledad de San Lorenzo


viernes, 1 de julio de 2016

Capilla de Los Luises

Al pasear por la calle Trajano es inevitable fijarse en la fachada de la Capilla de los Luises, que llama la atención por sus trazas góticas, poco habituales en nuestra ciudad. Se trata de un edificio diseñado por el arquitecto regionalista Aníbal González para la Compañía de los jesuitas, que también contó con él para su proyecto de la Basílica de la Inmaculada Milagrosa.
Puerta de entrada presidida por una escultura de San Ignacio de Loyola,
relizada por José Lafita
Los orígenes de esta construcción se remontan a los siglos XVI y XVII, cuando se edificó el convento de San Francisco de Paula . La orden fue expulsada por la invasión francesa y tuvo diversos usos, incluido el de la primera iglesia protestante de Sevilla, hasta que en 1887 llegó a las manos de los jesuitas como fruto de una donación privada. La obra del conjunto fue encargada por la congregación María Inmaculada y San Luis (Los Luises), perteneciente a la orden jesuita. Sin embargo, esta pequeña capilla forma parte de un añadido realizado entre 1917 y 1919, siendo bendecida en 1920.
Bóveda del interior de la Capilla



Interior de la Capilla de los Luises







La capilla está decorada por un zócalo de azulejos diseñado por Gustavo Bacarisas, algunos lienzos en el muro del lado interior de la capilla y ventanas con bellas vidrieras en el muro opuesto, así como un precioso púlpito de hierro forjado diseñado por el propio arquitecto. El conjunto está coronado por un retablo de caoba tallado con motivos góticos. Acoge una Inmaculada de madera tallada realizada por Adolfo López.

Datos de interés:

Fuentes:
-ROLDÁN SALGUEIRO, Manuel Jesús. Iglesias de Sevilla. Sevilla: Editorial Almuzara, 2015
-http://www.archisevilla.org/capilla-de-los-luises/
-http://sede.fundacionsafa.es/el-edificio

lunes, 23 de mayo de 2016

El Mayor museo de arte público al aire libre de Europa... En Sevilla

                                                  
Sevilla presume de tener un centro histórico inigualable, que deja impresionado a los millones de turistas que lo visitan durante todo el año. En él acoge muchos monumentos, museos, como el Bellas Artes (la segunda pinacoteca más importante de España ), los museos de la Plaza de América, también alejado de esta zona el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo, o incluso el joven centro de exposiciones de la fundación Cajasol, que pretende convertirse en referente cultural de la ciudad.

Lo que pocos saben es que, en un barrio muy alejado, que ningún turista visita y que probablemente es desconocido también para muchos de los propios sevillanos,  podemos presumir de tener el mayor museo de arte público al aire libre de Europa,  que se dice pronto. Este “museo” está ubicado en el barrio conocido como el Polígono San Pablo y está compuesto por los murales que en 2010 pintaron artistas muy importantes venidos de diferentes países de todo el mundo.

Mural de Josh Sarantitis en Sevilla
El proyecto fue iniciado por Peter Claesson, un sueco perteneciente a la empresa “ Indigo Incoming & Incentives”, que presentó la idea a la Organización de las Naciones Unidas como parte de los proyectos dirigidos al cumplimiento de los objetivos del milenio en cuanto a la igualdad social, la educación y la erradicación de la pobreza. Así, con el apoyo de la ONU, se llevó a cabo esta iniciativa en diferentes lugares del mundo, entre los que se encuentra Sevilla gracias a la promoción de Juan Antonio Jara y su empresa  “Diávolo producción cultural”. De esta manera pretendían acercar el arte a los barrios que estaban más desvalorizados, darle protagonismo en la ciudad y utilizarlo como forma de diálogo social y para dar a los ciudadanos de esta zona motivos, con creces, para enorgullecerse de sus barrios.



Para la realización de los murales vinieron 43 artistas de diferentes nacionalidades de todo el mundo de forma totalmente altruista, ya que no cobraban por ello. Aunque no recibieran dinero, la compensación fue la cálida acogida de los vecinos que colaboraron con ilusión. Entre los artistas que participaron se encontraba también Josh Sarantitis, quien es considerado por muchos expertos como el mejor muralista del mundo.
                                                  
                                                                


Pincha aquí para ver la entrevista que Peter Claesson concedió a Sevilla Actualidad

Galería de imágenes:
...



Entradas similares:
Lo que podría ser la Buhaira
El David de Miguel Ángel en Sevilla


jueves, 17 de marzo de 2016

Real Parroquia de Señora Santa Ana

La Parroquia de Santa Ana, conocida como la catedral de Triana, es la primera iglesia de nueva construcción de la ciudad tras la conquista por parte del Rey San Fernando en 1248. En el año 1266 se empezó a levantar este templo por orden de Alfonoso X, conocido como El Sabio, quien aseguraba que Santa Ana (madre de la Virgen) había intercedido en la curación de la enfermedad que padecía en los ojos y por ello la construiría en su nombre. Fue erigida en estilo gótico-mudéjar, aunque con mas prevalencia del gótico, diferenciándose de las típicas iglesias sevillanas de época más tardía. Además fue dotada de un sistema defensivo ya que era el único templo extramuros de la ciudad y, por tanto, desprotegido. Hasta que se erigió este templo la parroquia de Triana se había establecido en la pequeña capilla del Castillo de San Jorge (junto al puente de barcas, actual puente de Triana) pero este espacio era insuficiente para acoger a todos los feligreses del barrio, por lo que se decidió su traslado. Actualmente Santa Ana es patrona del barrio de Triana.

Interior de la iglesia


Seguir leyendo (+imágenes)...

martes, 26 de enero de 2016

La pintura taifa de San Julián

La Iglesia de San Julián es un templo construido en el siglo XIV en estilo gótico-mudéjar, siguiendo esquemas muy similares a los de muchos templos de Sevilla de este mismo estilo, aunque curiosamente no está catalogado como BIC (Bien de Interés Cultural). En el incendio provocado en 1932 perdió su patrimonio mobiliario, por lo que lo que vemos en la actualidad es fundamentalmente debido a la restauración que se inició en 1939, incluido el presbiterio con arcos ojivales siguiendo el estilo neogótico que se le dio pretendiendo recuperar la fisionomía medieval original.
















Lo que pocos conocen es que en la anexa casa hermandad de la Hiniesta se encontraron restos arqueológicos de gran trascendencia ya que, si los arqueólogos están en lo cierto, el paño de pintura mural hallado es de época taifa, siglo XI, con lo que serían unos de los restos más importantes de estas características y esta época (destaca su envergadura de 4'2x0'95 metros de longitud, la calidad de las pinturas y su estado de conservación). Pertenecían según las hipótesis de los expertos al patio hundido de alguna edificación. Lo sabemos gracias a los elementos de conducción de agua que se conservan. En el siglo XII otro inmueble, del cual también se conservan restos, fue construido encima destruyendo en gran parte el primitivo. Posteriormente se construyó una casa cuyos cimientos de hormigón también produjeron importantes daños.




Cimentación de hormigón moderna
Cuando se descubrieron hace diez años, se planteó por su ubicación aislada extraerlo para que formara parte de la colección del museo arqueológico, pero se desestimó esta opción porque suponía una descontextualización de este elemento que se encuentra en su lugar original.
La toma de esta decisión propone ciertamente un dilema, porque aunque los argumentos esgrimidos para evitar su traslado son muy lógicos, el no tomar esta medida ha llevado a una situación complicada: el hallazgo no dispone de una musealización ni de un cuidado adecuado ya que la Hermandad de la Hiniesta no está capacitada para ello, a pesar de que ya en su momento financió el sótano y la restauración de las pinturas. Es por esta razón que, desde hace ya tres legislaturas, está pidiendo ayuda a las administraciones para dignificar los restos como se merecen y evitar los daños que el paso del tiempo y la humedad están provocando, como la aparición de salinas.

Tenemos que agradecer a la Hermandad de la Hiniesta y a Francisco Ros, teniente hermano mayor, por habernos ofrecido esta visita, así como por su labor al ofrecerse a enseñárselo a todo aquél que se acerque a la casa hermandad y se interese por conocer los restos.